Rotura de Ligamento Cruzado Anterior (LCA)

Un ligamento es una banda de tejido fibroso que une dos huesos en una articulación. El ligamento cruzado anterior es el más importante de los ligamentos de la rodilla.

Es el más importante estabilizador de la rodilla. Se dice que es la columna vertebral de la rodilla, porque le da el 90% de la estabilidad. El ligamento cruzado posterior rara vez se lesiona.

Es una ruptura o estiramiento excesivos del ligamento cruzado anterior (LCA) en la rodilla. La ruptura puede ser parcial o completa.

La rodilla está localizada donde la punta del hueso del muslo (fémur) se une con la parte superior de la espinilla (tibia).

Las lesiones LCA usualmente ocurren junto con otras. Por ejemplo, una lesión LCA se da regularmente con rupturas de LCM y del cartílago amortiguador en la rodilla (menisco lateral). La mayoría de las rupturas LCA se observan en la mitad del ligamento o el ligamento se separa del fémur. Estas lesiones forman un espacio entre los bordes rotos y no sanan por sí mismas.

Causas

Una lesión del LCA puede ocurrir si usted:

  • Recibe un golpe fuerte al lado de la rodilla, como puede suceder durante una atajada en el fútbol americano.
  • Extiende excesivamente la articulación de la rodilla./li>
  • Hace una parada rápida y cambia de dirección al correr, aterrizando de un salto o volteando./li>

El básquetbol, el fútbol, el fútbol americano y el esquí son deportes comunes asociados con rupturas del LCA.

Síntomas

  • Un sonido “crujiente” al momento de la lesión.
  • Inflamación de la rodilla dentro de las 6 horas posteriores a la lesión.
  • Dolor, especialmente cuando usted trata de poner peso sobre la pierna lesionada.
  • Aquellas personas que tienen sólo una lesión leve pueden notar que la rodilla se siente inestable o parece “aflojarse” cuando se utiliza.

Tratamiento

El LCA no se puede suturar cabo a cabo, como cualquier otro ligamento. Para repararlo hay que tomar injerto de otra parte de la rodilla y colocarlo en el lugar donde estaba el LCA. Actualmente se usan dos fuentes de injerto: el tendón patelar y unos tendones de la rodilla llamados semitendinoso y gracilis. La cirugía se realiza con el auxilio del artroscopia, y los cabos del injerto se fijan con tornillos especiales de metal o biodegradables. En casos especiales se puede usar tendones cadavéricos (tendón de Aquiles).

Los primeros auxilios para una lesión del LCA pueden incluir:

  • Elevación de la articulación por encima del nivel del corazón.li>
  • Aplicación de hielo en la rodilla
  • Analgésicos tales como los antiinflamatorios no esteroides (como el ibuprofeno).li>

Cuando se habla de la lesión de uno o ambos meniscos, se habla del daño o ruptura de estas estructuras como resultado de varios factores como fuerzas compresores, tracciones o una combinación de ambas.

GALERÍA