Plica Sinovial

Una plica es un pliegue que existe en la rodilla de los fetos, y que normalmente desaparece en el quinto mes de gestación, pero que en algunas personas persiste hasta la edad adulta y causa dolor. El nombre viene del latín “plica”, que quiere decir pliegue.

Se calcula que una de cada 3 personas puede tener una plica rotuliana.

Aunque las plicas siempre han existido, hoy en día se diagnostican con más facilidad por dos razones: la aparición de la Resonancia Magnética Nuclear, que permite detectar estructuras en la rodilla que no se pueden ver en la radiografía, y el desarrollo de la artroscopia , que es un método terapéutico y de diagnóstico que permite descubrir y tratar esta patología mediante incisiones mínimas en piel.

Causas

Al formarse la rodilla, más o menos alrededor de la semana 8 del embarazo, esta articulación está dividida por tabiques formando 3 compartimientos: uno superior, uno medial y otro lateral. El tabique supra e infrapatelar en teoría se reabsorben o desaparecen antes del nacimiento. El repliegue sinovial es el resultado de una reabsorción incompleta de estos septos. Las plicas Mediopatelar y Lateropatelar se forman por acumulación de células de tejido en la parte medial y lateral de la rodilla del embrión.

Síntomas

Las plicas en su mayoría son asintomáticas, pero cuando se irritan pueden causar dolor o molestia en la rodilla, así como bloqueo o crepitación de la misma. El dolor es producido por el movimiento, y se alivia con el reposo. Estos síntomas son muy semejantes a los de patología de meniscos. Al examinar el paciente el médico debe distinguir entre estas dos patologías, además diferenciar la plica de otro problema de rodilla frecuente llamado condromalacia.

Diagnóstico

En la radiografía no se puede ver la plica. El estudio que con más claridad se diagnostica es la Resonancia Magnética Nuclear, si no se visualiza, continua con dolor y clínicamente hay sospecha se puede realizar artroscopia de rodilla con el fin diagnostica y de tratamiento.
Algún desencadenante como un traumatismo fuerte en la rodilla puede hacer que se inflamen e irriten y dejen de ser una estructura fina y delgada y se vuelvan gruesas.

Tratamiento

Se indica reposo y analgésicos antiinflamatorios.
Si los síntomas persisten, entonces es necesaria la resección de la plica mediante una cirugía mínimamente invasiva, conocida como artroscopia.

GALERÍA