Osteocondritis Disecante

Es un trastorno común en el que se forman grietas en el cartílago articular y el hueso subyacente subcondral. El TOC es una complicación de la necrosis avascular que se producen en el hueso subcondral. Esta necrosis avascular priva de sangre a los huesos; el tejido afectado muere y se reabsorbe.

El hueso subcondral se pierde, el cartílago articular anterior se separa del hueso y es más propenso a los daños, como la fragmentación de los cartílagos y huesos, y la libre circulación de estos fragmentos osteocondrales en el espacio articular, causando más dolor y daño.

Esta enfermedad ocurre entre los 14 y 45 años de edad.

Causas

Las lesiones del cartílago pueden producirse por traumas pequeños repetitivos (Osteocondritis disecante) o traumas severos, produciendo verdaderas fracturas del cartílago (fracturas condrales u osteocondrales); estas dos anteriores se presentan generalmente en pacientes jóvenes.

Síntomas

Comienza con dolor ocasional en la rodilla, sobre todo en actividad deportiva o de esfuerzo.

El dolor es progresivo hasta inclusive con sensación de bloqueo.

Hinchazón de la articulación afectada.

Rigidez después de descansar.

Diagnóstico

El diagnóstico es por maniobras del médico tratante y con Resonancia Magnética (RMN).

Tratamiento

El tratamiento dependerá del grado y extensión de la lesión, se inicia con descarga de peso (usar muletas) y fisioterapia en caso de no mejorar se realizara artroscopia de rodilla.

En la artroscopia de rodilla existe un abanico de posibilidades para manejo y dependerá del tamaño de la lesión, que ira desde microfracturas, mosaicoplastia, aloinjertos, cultivo de condrocitos, prótesis unicompartimental (casos avanzados). El pronóstico dependerá del diagnóstico temprano y tratamiento oportuno.

GALERÍA