Condromalacia Rotuliana

La Condromalacia Rotuliana se conoce también coloquialmente como “Rodilla del corredor” y es un síndrome que se caracteriza por el roce que produce la rótula sobre el fémur al moverse. La rótula resulta desalineada.

Es una lesión que afecta al cartílago de la superficie articular de la rótula y por la gran relación que existe entre la rótula y el tendón de inserción del músculo cuádriceps, cuando ocurre esta sesión se ve disminuida hasta en un 30% la fuerza del cuádriceps.

Este roce o fricción continuo entre la rótula y la tróclea femoral dará reblandecimiento del cartílago (estadio uno) en un inicio y si no se corrige evolucionara a pérdida total del cartílago (estadio cuatro: contacto hueso con hueso) y dolor permanente de difícil tratamiento.

Causas

Aunque se concuerda en señalar que la condromalacia se debe al debilitamiento del cartílago de la rodilla, hay causas específicas que pueden acelerar su presencia, por ejemplo:

Golpes muy fuertes, como ocurre durante una caída sobre la rodilla flexionada, cuando hay impacto accidental contra un mueble o a consecuencia de accidente automovilístico.
Desgaste por uso excesivo, sobre todo al efectuar actividades deportivas que demandan uso intensivo de la articulación; no en balde, este padecimiento también es conocido como “rodilla de corredor”.

Adoptar una forma de caminar que lastima a las rodillas. Este problema tiene su origen tanto por problemas en la anatomía del pie o piernas, como por el uso de tacones altos; por ello se considera que las mujeres están más expuestas que los hombres.

También se ha observado que los pacientes que previamente han sufrido una dislocación o fractura en la rodilla tienen más probabilidades de padecer esta condición.

Síntomas

Ocasiona dolor al subir y bajar escaleras y dolor al estar mucho tiempo sentado. Este síntoma lo llamaban los antiguos semiólogos el signo de la silla del teatro, el paciente refería dolor intenso después de asistir a una función prolongada.

Otro síntoma característico es la crepitación o sonido que produce la rodilla al flexionarla, el paciente le dice al médico que la rodilla le suena.

Al subir y bajar escaleras nuestras rótulas hacen más contacto con el fémur, y origina mayor roce o fricción.

Se presenta en los adolescentes o en los adultos jóvenes, con más frecuencia entre las mujeres, relacionada con mala alineación rotuliana. La rótula está mal alineada de manera semejante al caucho de un vehículo, lo que condiciona que se desgaste de un lado más que del otro. Es especialmente frecuente en jóvenes con genus valgo, es decir rodillas en X.

También la sufren los pacientes que han tenido fracturas o golpes en la rótula y las personas mayores con artrosis.

Diagnóstico

El médico tiene que realizar el interrogatorio, examen físico buscando signos de condromalacia y luego puede pedir estudios como Resonancia Magnética para confirmar el diagnóstico.

Tratamientos

Es de difícil manejo y la evolución dependerá del estadio en la que inicie tratamiento, no es lo mismo una condromalacia de estadio uno cuya recuperación será optima comparada a la de cuarto estadio cuya evolución será tórpida. A nivel mundial la condromalacia es de difícil tratamiento por ello se está usando: glucosamina, colágeno, infiltraciones, plasma rico en plaquetas, células madre, artroscopia, etc. Nosotros recomendamos un buen diagnóstico y de acuerdo al estadio en que se encuentre el manejo será individualizado.

El tratamiento es piramidal, es decir, se comienza desde lo más sencillo hasta lo más complicado. Inicialmente el tratamiento incluye analgésicos, reposo, para alinear la rótula. Es muy importante la fisioterapia, para el fortalecimiento del músculo cuádriceps a predominio del vasto medial.

Cuando la terapia no funciona se realiza la cirugía, que va desde la liberación del retináculo lateral mediante artroscopia hasta cirugías abiertas, dependiendo del caso.

El ejercicio debe formar parte de la rutina diaria de todas las personas. Es especialmente importante para los pacientes con problemas de rodilla el tener un cuádriceps fuerte el resto de su vida.

GALERÍA